domingo, 30 de noviembre de 2008

La discriminación que incrimina

Discriminado, lo que se dice “discriminado”, nunca me he sentido. Y sin embargo... Cada vez que viajo en avión pequeñas lucecitas de colores se prenden a mi paso y alarmas que tal vez sólo yo oigo alertan a los servicios secretos de todas las potencias. Ahora que van a cerrar Guantánamo no me preocupo tanto, pero de todos modos voy siempre provisto de mis mejores credenciales. Al salir de Argentina: “¿A dónde va?” (a nadie más se lo preguntan). Al llegar a España, mientras los africanos subsaharianos y los otros pasan como trombas a través de migraciones, mi pasaporte es minuciosamente revisado

"La vergüenza de haber sido

y el dolor de ya no ser", según Lévi Strauss, el centenario.

"Estamos en un mundo al que yo ya no pertenezco. El que yo he conocido, el que he amado, tenía 1.500 millones de habitantes. El mundo actual tiene 6.000 millones de humanos. Ya no es el mío",

Justicia

Lo que hace Casas con Zelarrayán.

sábado, 29 de noviembre de 2008

Veranos eran los de antes

Cuando los chicos de la playa hacían cosas como ésta


viernes, 28 de noviembre de 2008

Campos de Marte II




"Me decían que eran necesarios unos muertos para llegar a un mundo donde no se mataría"
Albert Camus



Se ven venir las nubes de tormenta
un frente que arremete desde el norte
los oscuros caballos de la noche
relucen con sus bronces contra el cielo
tan firme firmamento mete miedo
sus huestes traen sangre
dejan pánico
hay la blanca bandera que se agita
insensata
desde casas en ruinas
inútiles quejidos
(ay, la amarga preñez de las muchachas)
el páramo del odio
la promesa
del día liberado de la herida
las viudas con sus hijos
la hilera de los huérfanos
con el hambre llenando sus cazuelas de lata
hay la suerte de un hombre y los azares
-que visten las jinetas del coraje-
se agrupan como cuervos
como moscas
en los ojos vaciados de los muertos
después también
la rosa
blindada por el tiempo
desplomándose
en el campo arrasado
alguna vez sembrado de palabras amables.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

¿Dónde están los otros?


Yo estoy aquí
¿Dónde están los otros?
Altazor. Vicente Huidobro.


Tal vez el sol se estrelle
en la línea que marca
el paso hacia la noche
o los cielos dependan del deseo
en su azularse lento,
quién de nosotros sabe
en qué muelles lejanos
se asilan los ahogados
pretextando la nieve
quién vive
o quién pronuncia
plegarias entre dientes.
En el día más diáfano
tus manos se repliegan,
duermen sobre tu falda
como ateridos pájaros sin plumas
entonces
tu boca se distiende
ríes como una atea
de la felicidad,
como quien estruja
el pequeño pañuelo de la muerte
-sin ver en torno-
encerrada entre muros
que amortiguan el trueno
que suspenden
(perdida para siempre,
para siempre)
la insólita eficacia
de su antigua mirada.

domingo, 23 de noviembre de 2008

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Alegre

hasta las lágrimas. Grappelli, el Grande.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Cuadro de situación



"El espejo roto de una sirvienta es el símbolo del arte irlandés" James Joyce. Ulises

La cercana región, sus habitantes
las mujeres envueltas en sus trapos oscuros,
el sol a plomo cae en polvorientas calles
acunando en niñas esquéleticas, la mirada perdida.
Más sueños sin deseo. Cayendo en la pendiente de los días
como estatua del hoy que deshace la lluvia
un blando barro que no alcanza
el cristal de una forma, y ahí están
las manos del ultraje que no nos necesita,
ni nos ama
o nos mira.
País de hombres sonámbulos
con los pies lastimados bordeando las cornisas
bajo el cielo impiadoso de otra noche sin luna
solos, como está solo aquél
que se mira desnudo
-herido por la daga del silencio-
en el reflejo turbio de astillados espejos.
Ni siquiera es tristeza,
en esta nebulosa caravana no hay dolor que transforme
con su hacha poderosa, tanta dura corteza
lentamente intoxican sus venenos la sangre
se extienden los desiertos,
el agua de los ríos sucumbe en lenguas áridas
cautivos en la imagen, nos reducen a sombra
nos ha robado el alma una cámara oscura.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Hecho en Deshecho

Vale la pena leer esto:
¿Políticas culturales o políticas de subsidios?

Dice Emilia


Me gustaba esconderme:
mi padre
golpeaba con un palo
la casilla de chapa
pronunciando mi nombre en alta voz,
yo solía quedarme mucho tiempo
mirando las canoas.
Una vez
me dormí dentro de una,
era como mecerse
en brazos de una madre oscura,
me gustaba esconderme y el viejo me buscaba
a los gritos, con palos
en la chapa
los golpes.
Allá en el pueblo
había muchos árboles gigantes,
y casillas de chapa al borde del arroyo
donde amarra la gente sus canoas.
Me gustaba mirarlas.

Más allá del arroyo
había como un mar.

Malas noticias

Manifestarse ateo con la frecuencia que ora un musulmán
Declararse pro-abortista
Sonreir como quien te perdona la vida ante la mención de cualquier conocimiento considerado "esotérico"
Adherir a cualquier causa "popular" en nombre de la sacra voluntad de las mayorías
Asumir una postura -justificada de antemano- ante quien se acerque a pedirte una moneda
Desear y suponer que se "conversa" sólo con quienes sostienen los mismos códigos (como las canciones que hablan del faso) dando por sentado que se trata de la contraseña de un exclusivo club

Los "progres" son taaaaaan previsibles como Doña Rosa

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Inferno


En la niebla
tus manos
palpan la forma de las cosas conocidas
que jamás habrás visto,
algo les dice
a tus dedos inquietos
que hay un rigor ineluctable
y una cifra que cede, finalmente,
en esos mapas
que el corazón concibe
encerrado en la caja de tu pecho
-todas sus flechas apuntaron
puntuales
a tu centro-
una señal grabada
en la arena que el viento ha dispersado
dice
te dice
que hay unos ojos al fondo de la noche,
encendidos
mirándote.

domingo, 9 de noviembre de 2008

La rosa de Sting

Según la traducción de mi hermana Delia:

I dream of rain eley eleey
I dream of gardens in the desert sand
I wake in pain eley eleey
I dream of love as time runs through my hand
Sueño con la lluvia, eley eleey
Sueño con jardines en la arena del desierto
Me despierto con dolor eley eleey
Sueño con el amor mientras el tiempo se escurre entre mi mano
I dream of fire eley eleey
Those dreams are tied to a horse that will never tire
And in the flames eley eleey
Her shadows play in the shape of a man's desire
Sueño con el fuego eley eleey
Esos sueños están atados a un caballo que nunca se cansará
Y en las llamas eley eleey
Las sombras de ella juegan en forma del deseo de un hombre

This desert rose eley eleey
Each of her veils, a secret promise
This desert flower eley eleey
No sweet perfume ever tortured me more than this
Esta rosa del desierto eley eleey
Cada uno de sus velos es una promesa secreta
Esta rosa del desierto eley eleey
Ningún dulce perfume me ha torturado más que este
And now she turns eley eleey
This way she moves in the logic of all my dreams
This fire burns eley eleey
I realize that nothing's as it seems
Y ahora ella se da vuelta eley eleey
De esta manera se mueve en la lógica de todos mis sueños
El fuego arde eley eleey
Me doy cuenta de que nada es como parece

I dream of rain eley eleey
I dream of gardens in the desert sand
I wake in pain eley eleey
I dream of love as time runs through my hand
Sueño con la lluvia, eley eleey
Sueño con jardines en la arena del desierto
Me despierto con dolor eley eleey
Sueño con el amor mientras el tiempo se escurre entre mi mano

I dream of rain eley eleey
I lift my gaze to empty skies above
I close my eyes, this rare perfume
Is the sweet intoxication of her love
Sueño con la lluvia, eley eleey
Levanto mi vista a cielos vacíos
Cierro mis ojos, este perfume poco común
Es la dulce intoxicación de su amor

I dream of rain eley eleey
I dream of gardens in the desert sand
I wake in pain eley eleey
I dream of love as time runs through my hand
Sueño con la lluvia, eley eleey
Sueño con jardines en la arena del desierto
Me despierto con dolor eley eleey
Sueño con el amor mientras el tiempo se escurre entre mi mano
Sweet desert rose eley eleey
Each of her veils, a secret promise
This desert flower,eley eleey
No sweet perfume ever tortured me more than this
Dulce rosa del desierto eley eleey
Cada uno de sus velos es una promesa secreta
Esta rosa del desierto eley eleey
Ningún dulce perfume me ha torturado más que este

Sweet desert rose eley eleey
This memory of Eden haunts us all
This desert flower, this rare perfume
Is the sweet intoxication of the fall
Dulce rosa del desierto eley eleey
Esta memoria del edén nos persigue a todos
Esta flor del desierto, este raro perfume
Es la dulce intoxicación de la caída

viernes, 7 de noviembre de 2008

Rosa del desierto



Extienda o no las manos hacia el cielo
se adormece llorando,
esta arenosa pena
la ovilla en sus cristales.
Resplandece
abierta en pétalos de piedra
será,
ya ha sido
la dolorosa flor del infortunio
humillada de sol,
esta sedienta rosa
a la que el tiempo y su látigo incesante
modelaron con rígida belleza
sobre el desahucio de un paisaje solitario. Será
-ya ha sido-
la lejana mezquita, las tormentas
y la guerrera que conquista, al fin,
la desmesura del olvido
como una fuente que expulsa su agua pura
sobre el oro que tapiza
el suelo del desierto.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Duelo

A los 83 años, murió José Luis Mangieri y lo velan en la Biblioteca Nacional.


Las rosas se asoman insistentes en el aire azul.
¿Nos están permitidas sin traicionar la memoria?
El recuerdo es poca cosa para tanto pasado,
para tanta vida sobre el abismo.
¿Es este otro vino, otro el amor?
¿O todo es un río solitario que deja a algunos en la orilla
crucificados en la injusticia de la muerte temprana?

Sobre las rosas los soldados de hielo desaparecen
llevados por el río
y nosotros olfateamos la vida
como animales desbarrancados pero vivos.
Anulamos los viejos nombres de la batalla
pero la guerra ha terminado.

Las antiguas banderas solo flamean
en la tormenta de nuestro corazón.

Descansen en paz los compañeros
bajo una tierra sembrada de sal,
sobre la cual comenzamos a pelear contra el olvido

14

Mecánica en movimiento.