viernes, 31 de julio de 2009

Lectores y escritores

Roberto Calasso afirma que los más grandes críticos literarios del siglo XX son generalmente escritores, como Gottfried Benn, Proust, Borges, Valéry, Auden o Mandelstam, y que no conoce ningún libro esencial que haya sido generado en el seno de alguna disciplina crítica. ¿Comparte este punto de vista?
–Sí, totalmente. En cierto modo, la conferencia que pronuncié en Barcelona, en el mismo ciclo en que intervino Calasso, que se llamaba El Escritor como Crítico, trabajaba sobre esas mismas hipótesis. Para la crítica, para lo que entendemos por crítica, en fin, las grandes tradiciones, como el formalismo ruso, Lúkacs, etcétera, la literatura es una suerte de saber sometido, diría yo. El crítico trabaja sobre la literatura a partir de un saber que aplica con la mayor o menor elegancia y fluidez con que esto pueda ser hecho. Estos saberes son, básicamente, la lingüística, el marxismo, el psicoanálisis; después surgen dentro de ellos diversas tendencias. Por lo tanto, la literatura es un campo de experimentación para ciertas hipótesis que son previas. En cambio, me parece que la crítica ejercida por los escritores tiende a ser al revés, es decir, toma la literatura como un laboratorio para, a partir de ella, entender lo real, para extraer hipótesis sobre el funcionamiento de la literatura, sí, pero también acerca de cómo funcionan el lenguaje, las pasiones, la misma sociedad. Se trata de un procedimiento inverso.

Podríamos decir que para los escritores la literatura es el punto de partida, mientras para los críticos es el lugar de llegada.
–Exactamente. Entonces, creo que esa tensión debe señalarse.

Me voy, como se han ido tantos...

Murió el Canario Luna

jueves, 30 de julio de 2009

miércoles, 29 de julio de 2009

¿Usurpan mi identidad?

No hay cuidado, ¿Quién querría ser yo?

Lo que sí recomiendo es la lectura de este post.

¡Mamá, soy alguien!

Lástima que me quedé huérfana hace ya tantos años, de no ser así, mamá sabría que me acabo de convertir en "la que le niega a los integrantes de la Joven Guardia la posibilidad de ponerse la camiseta del seleccionado de la literatura nacional". Menuda hazaña. Y todo por un blog, cosa que, como todos sabemos, cualquier boludo tiene. Los caminos de la fama son inescrutables.

martes, 21 de julio de 2009

sábado, 18 de julio de 2009

Aviso

CLINICA DE PRODUCCIÓN ESCRITA.

Acompaño tu trabajo creativo: poesía/cuento/novela
Lecturas, análisis de textos -propios y ajenos-
orientados al desarrollo de tu propia obra.
Ejercicios disparadores de la imaginación
y el trabajo textual
para enriquecer tu producción.

María Gabriela Ini
gabrielaini1@hotmail.com


P.D. Gabriela ha escrito poesía, novela, ensayo. Todo lo que hace lo hace apasionadamente, duden de la modestia de su aviso y no duden de su enorme capacidad para contagiar entusiasmo y transmitir saber, es mi sugerencia.

viernes, 10 de julio de 2009

Las mujeres de antes




En los Paseos junto al mar
en las sillas de mimbre de los bares
reclinadas en suaves chaises-longues de terciopelo
fumando cigarrillos atrevidos y exóticos
vestidas de colores muy decentes
o en lugares cerrados y más íntimos
mirándose al espejo
retocando sus labios y empolvándose
las mujeres de antes parecían irreales
eran como otra cosa algo distinto
pero cuando nos daban caramelos
o las fotografiaban de perfil
todos todos sabíamos que aquello se acababa
que no podía ser
que la hermosa película no iba a continuar siempre
y que la extraña joya que al parecer tenían
escondida en los pliegues del escote
o quizás entre las piernas
iba a volverse pronto mercancía barata
que ellas eran como nosotros
con sus deseos y melancolías
con sus trabajos y su desengaño.

Y entonces ¿para qué fingirse diosas
si ni ellas lo querían
y para qué tanto suspiro absurdo
tanta mano bellísima frotando en solitario
tanto dedo en saliva
si de la fiesta aquella sólo iban a quedar
algunos viejos cuadros y montones de cajas de sombreros
llenas de fotos ocres junto a discos partidos?

José Agustín Goytisolo

miércoles, 8 de julio de 2009

Ecos


Aquí el interminable pasadizo
donde los cuartos enlazan su vacío.
Convoco con señales aprendidas
(vanamente, como se ha de aprender
cuando se es niño
un burdo truco de baraja)
los trabajos del lacre
el sello
la metálica traba
de una puerta disuelta por el tiempo.
Nada se oye. Al vacío
se le pliega ese silencio que imagino
como un árbol nudoso.
No te llamo. No extraño
la vecindad amable del cuerpo o del espíritu
me sorprende, de noche,
como un ladrón que intrusa
mis más secretos bienes
la escrupulosa obsesión de este desierto

lunes, 6 de julio de 2009

Toma todo

Los recursos de Al Jarreu

viernes, 3 de julio de 2009

Asomo


Me asomo
el borde del balcón es una orilla
-la bravura del mar es la amenaza-
los vientos nos empujan
no hay nada más que espuma en la piel de tus brazos
desnudos y ateridos, como si algo encerrado
en la bodega del barco más oscuro,
royera con pequeños movimientos
la cúpula invisible.
Admite tus errores, yo arrodillo a los míos,
cancelemos, entonces, alma en pena y agónica
(de un golpe repentino)
el día en que este mundo que hemos visto
mostró el filo, los dientes,
y ha vaciado hasta el hueso las cosas que decimos.
No aludas a otra cosa, no lo digas:
la voz de estos fantasmas
-sólo música, canto, aquello que hemos sido-
es la presa de un cuervo malicioso
sus alas se despliegan en penumbra,
ya no veo, ni escuchas
el balcón nos arropa en su silencio,
su distancia animal nos aniquila.
Nieva sobre las calles de la ciudad vencida
la serena blancura de esta noche que abrasa,
brota una sangre impura debajo de esas púas
quemadura del hielo que a tu memoria llama
-sólo hasta el alba somos, corona revelada-


Hay cristales de escarcha que empuño como espejos,
te sueño sin dormir, cuando me asomo
y te busco detrás, como un manto en la espalda,
envuelta en el más puro escalofrío.